jueves, 24 de abril de 2008

LABoral (y doS)

Mariano Sardón: Divergencia Diferente de Cero, 2001.

Divergencia Diferente de Cero es una instalación interactiva. En el centro de una sala en penumbras sobre unos pedestales hay dos libros en blanco. En ellos se proyectan palabras que aluden a discursos científicos y artísticos, en formas y tamaños diversos. El sistema se activa cuando los visitantes generan sonidos fuertes, pueden ser aplausos, saltos, gritos. Al captar el sonido mediante sensores ubicados en el espacio de exhibición, el sistema dispara una secuencia de imágenes y las palabras vuelan de un libro a otro. Las acciones de los visitantes consiguen fragmentar y confundir los textos que se desparraman por el espacio. Así los discursos del arte y la ciencia se tornan híbridos mientras los participantes juegan a construir nuevas relaciones de sentido. Divergencia Diferente de Cero es una obra interactiva temprana de Sardón, que fue reeditada en dos oportunidades previas, siendo ésta la primera vez que es expuesta fuera de Argentina.

José Carlos Martinat y Enrique Mayorga: Ambiente de Estéreo Realidad 4, 2007.

Ambiente de Estereo Realidad 4 es un cubo que oculta dentro de sus paredes tres módulos autónomos impresores. Éstos cuentan con un sistema mecanizado que les permite girar/abrir pequeñas ventanas en las partes internas y externas del cubo por las que dejan caer unos flyers impresos. Hacia el espacio interior del cubo las impresoras vuelcan los textos que remiten a un "Tú" y hacia el exterior se envían los papeles que hablan de "Ellos". Un sistema de algoritmos genera cadenas de búsquedas en la Web para armar las frases que responden respectivamente a las palabras clave "debería" y "deberían". Esta obra pertenece a la serie Ambientes de Estereo Realidad, proyecto en el que Martinat y Mayorga trabajan de manera conjunta desde el 2003 y que intenta reflexionar sobre las funciones de objetos domésticos y del mundo digital y masivamente informado que nos rodea. Sus distintas implementaciones han sido expuestas y premiadas internacionalmente. Esta obra en particular fue desarrollada para la presente exposición.

 

­Hannah Collins: Parallel. Tres video-proyecciones simultáneas con sonido.

Tres historias, tres miradas, tres aproximaciones a una realidad determinada o tres maneras de enfrentarse a la vida y a las diferentes situaciones que envuelven a sus protagonistas. Esas son las premisas del trío de historias que forman Parallel. Sus tres protagonistas –Pamela, Dewa y Constantine- son personas  desarraigadas de una cultura que no pueden mantener en su tierra de acogida.

Si bien comparten un rasgo común, el hecho de que los tres inmigrantes sean del África subsahariana en Europa, los personajes de Parallel se representan solo a sí mismos: una trabajadora de la FAO en Roma, un ex futbolista en Madrid y una mujer que vive en Londres, componen este mosaico.

Los cambios, las transformaciones, las adaptaciones a otros mundos son también los protagonistas de Parallel , un recorrido por aspectos como la memoria y como la diversidad entre Europa y África a través de tres vidas diferentes, pero al mismo tiempo, iguales.

   

7 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

Tiene todo una pinta estupenda. Cuántas cosas majas se hacen en Gijón.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

a mi lo que me gustan son los libros fluorescentes.

El lenguaraz dijo...

Nunca he conseguido entusiasmarme por las manifestaciones artísticas que que no alcanzo a comprender; creo que esta muestra sería una de ellas. Soy más bien mesozoico en lo que al arte se refiere, y me ha tocado fotografiar muchas exposiciones alternativas, ante las cuales me dedico desde el comienzo a intentar captar su espíritu; termino, invariablemente, por rendirme a la posibilidad de la iluminación en exclusiva, y a pensar en lo que podría haberse hecho con ese dinero. Ya ve, mi prosaísmo es una constante en lo que al aprovechamientos de recursos se refiere.

Salamandra dijo...

Me gustan también los libros fluorescentes porque son libros, porque creo que el nivel de interacción es mayor y porque no gastan papel.

Lucía dijo...

Gijón es una ciudad siempre en vanguardia, nada que ver con Oviedo.
Mis preferidos son los libros fluorescentes y el almacén de corazonadas del post anterior.
Señor Lenguaraz, a pesar de lo que usted dice creo que le hubiese gustado la exposición porque se podía participar en ella activamente, más que una exposición era un juego.

Abrazos.

Fernando dijo...

Hay gente que cuando exprime el cerebro saca un jugo excelente. Con la boquita abierta, Lucía.
Besos.

Francisco Machuca dijo...

Gracias Lucía por la originalidad de tus post.Adentrarse en La calavera... es como abrir una ventana que nos muestra un paisaje de oro atemporal,de contrastes y brillos similares a una joya no encontrada por nadie.

Besos y un fuerte abrazo.