sábado, 2 de febrero de 2008

El ser propio


-Dios os ha conducido a mi -dijo el anciano de larga túnica-. Recemos juntos. Oh, Padre misericorde, Que has situado las estrellas en sus movimientos majestuosos, Que has liberado la lluvia para que pueda caer sobre la tierra, Que has moldeado la nieve para que los ojos del cielo puedan purificarse, Que has dado a los árboles del bosque Tu esplendorosa semilla y a los pájaros del aire emplumado abrigo para volar, y a los animales de los campos humildad y fortaleza para aventurarse en gratos territorios... en estos territorios, digo, buen Padre mío, estos territorios y las sombras que son hechura Tuya, donde el árbol, el ave y el animal tienen morada y sustento... Perdóname si me confundo, si las palabras de mi corazón desdicen las de mi boca... Oh, todo cuanto digo canta a mi Señor... -se puso a hablar en aquel momento con tanta rapidez que apenas si pude seguirlo- pues Te traigo el pan y la sal del mundo entero... pues un altar Te alzo sobre las aguas y las tinieblas... ¡Señor! ¡Señor! Oh Padre mío, aquieta la tristeza de este Tu último hijo... Porque todo va demasiado lejos... Saboreo las estrellas cuando ando, oigo al niño en el seno de su madre, veo el rostro de María... Jesús se sienta aquí conmigo, Señor... ¡Baja, perro! ¡Baja! ¡Te burlarías de las ciudades de la eternidad! Viejo, viejo, demasiado lleno de gloria... Inclina tu estúpida testa... Oh, Señor mi pesar consiste en estar demasiado lleno de paz... Los alaridos de los agonizantes son como el murmullo de las abejas en los prados soleados. Humilla mi espíritu Señor, para que pueda yo servir a los fines de Tu amarga y colérica Palabra...


Memorias de un pornógrafo tímido. Kenneth Patchen. Traducción de Antonio Prometeo Moya. Editorial Antalbe, 1981.

13 comentarios:

Elena dijo...

Querida Lucía: llevo un tiempo algo desconectada, y veo que has colgado muchas cosas en estos días. He leído el fragmento de Sampedro de una de tus entradas, de uno de mis libros favoritos y que recomiendo siempre, Escribir es vivir. Sus palabras son un ejemplo de sabiduría y pasión difíciles de superar.

Un abrazo.

MK dijo...

Ese final de Roma es surreal , demencial y apoteósico.Y a la vez intuyes que no se aleja un pelo de lo que deben ser los encuentros de ciertos círculos eclesiásticos. Esa decadencia acaba colándose hasta nuestros televisores cuando ves a algún obispo actual haciendo ciertas declaraciones. Y tampoco se cortan un pelo colocándose capas , mitras , báculos ...Supongo que esparte del espectáculo .Su espectáculo.
Siempre temo que me salpiquen esas bendiciones Urbi et Orbi...
Me encanta la escena de las pinturas de las salas puestas al descubierto por la tuneladora del metro de ROma .Todas esas caras observandote y desapareciendo en segundos por culpa del oxígeno que penetra en la cámara sellada durante siglos.

Eryx Bronte dijo...

Me encanta Fellini...pero siempre me viene Armancord a la memoria sobre todo..besos.


Eryx.

Francisco Machuca dijo...

¡Inmejorable entrada Lucía!Con Buñuel y Fellini estoy más que servido porque son los directores que más admiro.

No sé que es ésto del vivir,
pero siento cada mañana,
cuando despunta el alba
que son muchas las cosas por ver,
que vienen a mi encuentro
muy propio de nuestro ser.

Besos y un fuerte abrazo.

malvisto dijo...

Creo que Roma por Fellini ha sido uno de los más sentidos homenajes a una ciudad. Y como dice Fellini: estoy voluptosamente abierto a todo.

comopompasdejabon dijo...

El articulo en esa surrealista visión del gran Fellini es perfecta para un tiempor de " mascaras" no es asi?, felicices dias del Carnaval, señorita.
Besos

Botón dijo...

mmm grande Fellini

"mi pesar consiste en estar demasiado lleno de paz..." o cuando es espíritu insatisfecho se inquieta.

Besos mil

39escalones dijo...

Fantástico, esta película es todo un homenaje a Roma, aunque desde la particular óptica del niño-Fellini. O sea, que más bien homenajea a "su" Roma, o a su nostalgia de ella.
Además, en esta peli, Elliot Murphy hace un 'cameo'.
Fenomenal y guasona escena.
Besos

Chechu dijo...

Me encantan tus homenajes a ciertos autores. Pero cuando se toca a Fellini...Gran elección.

Noemí Pastor dijo...

Voy a ser la aguafiestas: nunca conecté con Fellini. Será otra incapacidad mía, seguro.

ANA dijo...

Fellini, todavía seguiría asombrándome si volviera a ver sus películas,
surrealista y decadente,
pero algunos genios siempre nos parecen excesivos, luego los acabamos admirándolos o detestándolos pero nunca nos suelen resultar indiferentes.
El pase de moda religiosa, el túnel de metro como sala de esposiciones de `pintura y frescos´, resultan una provocación inteligente a mi modo de ver. Y la provocación cuando es inteligente, es algo hermoso.
un abrazo Lucía,
ana.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

LA verdad es que no he visto esta peli. De Fellini casi no he visto nada. Y bo se porqué.

Fernando dijo...

También siento devoción por Fellini. Su mezcla de melancolía, surrealismo, belleza y sentido del humor son inigualables.
Lo siento por Noe, que se lo pierde.
Un beso muy merecido. Como todos los demás ;)