lunes, 11 de junio de 2007

La verdad del Caimán, de Massimo Carlotto

Antes de nada voy a ponerles en antecedentes.
Allá por los años 70 el escritor italiano Massimo Carlotto pertenecía a un movimiento de izquierdas extra-parlamentario. En octubre del año 1976 al encontrar el cuerpo de una mujer brutalmente asesinada, en lugar de acudir inmediatamente a la policía sin tocar nada en la escena del crimen, intentó salvarla quedando así totalmente manchado de sangre. La justicia no creyó su versión y, como además por aquel entonces las pruebas de ADN no se realizaban,  fue condenado en base a las manchas de sangre en su ropa.  Poco antes de finalizar el proceso de apelación su abogado le recomendó  huir del país, primero hacia París y después hacia México. Un abogado mexicano le traicionó y fue arrestado y torturado antes de ser devuelto a Italia. Después de varios procesos judiciales, errores y cambios en la legislación italiana, fue condenado. En abril de 1993 el Presidente de la República le indultó, y consiguió la libertad. Es entonces cuando inicia su carrera como escritor con "Il fuggiasco", novela autobiográfica, a la que siguieron artículos en prensa, ensayos, obras de teatro y la serie del Caimán, personaje basado en su experiencia con la justicia y el sistema carcelario. Todas las novelas se inspiran en casos reales. Esta en concreto es su propia historia.

LA VERDAD DEL CAIMÁN.

Ciudad: Padua. Italia.
Caimán: alias de Marco Buratti.
Ex cantante de los Old Red Alligators.
Ex presidiario. Pasó 7 años en prisión por un error judicial.
Música preferida: Blues.
Bebida preferida: calvados.
Habilidades: buen mediador y pacificador. Fiable y escrupuloso.
Puntos negros: utiliza métodos poco ortodoxos e ilegales.
Beniamino Rossini: o "el viejo Rossini" para diferenciarlo de sus hermanos.
Representante del hampa milanés.
Empezó su carrera delictiva como contrabandista continuando así la tradición familiar iniciada por su madre vasco-francesa que fue una legendaria contrabandista en los Pirineos.
Mejor amigo de el Caimán. Se siente en deuda con él después de que le salvase la vida en la cárcel.
Caso: En enero de 1976 el toxicómano Alberto Magagnin se cuela en una casa para robar y encuentra el cadáver de una mujer asesinada a navajazos. Es arrestado y condenado en base a una única prueba: su ropa manchada de sangre por haber tocado a la víctima. ¿Les va sonando la historia?. Después de varios años en prisión, se encuentra en la calle en régimen carcelario abierto; pero un día desaparece y su abogada contrata al Caimán para que lo busque.
Encontrar al prófugo no resulta difícil, pero lo que Magagnin le cuenta al Caimán pinta muy mal: al salir de la cárcel comienza una relación con Piera Belli, jurado durante el juicio en el que le condenaron. Y ahora ella ha sido asesinada siguiendo la misma pauta del primer asesinato. El primer sospechoso, en búsqueda y captura, es Alberto Magagnin que no puede soportar tanta mala suerte y se suicida. El Caimán y Rossini esconden el cuerpo del presidiario para que así no se dé carpetazo al asunto y poder seguir investigando pues no creen que Magagnin haya cometido ninguno de los dos asesinatos, sobre todo después de averiguar que en ambos casos las pruebas forenses fueron manipuladas.
Un caso impregnado por la corrupción, en el que importantes familias de Padua están implicadas y  no dudan en recurrir a la mafia para deshacerse del Caimán y de Beniamino. Pero ellos tienen sus propios recursos y contactos para destapar la trama de mentiras e ilegalidades que mantuvieron 18 años encarcelado a un hombre inocente.




El gran amor de mi vida ya lo había encontrado, pero me dejó mientras cumplía mi último año en régimen abierto. Me escribió una carta desde Bretaña; pocas líneas: "me quedo aquí. Otro país, otra vida, otro hombre. Ya no te quiero y te olvidaré. Buena suerte..."
Creí que me volvía loco y en cuanto pude me fui a buscarla. Estaba seguro de que la convencería para que volviese conmigo. La encontré en una taberna de Brignogan, comiendo ostras y bebiendo chablis en compañía de un tío que no se parecía nada a mí. Ni me vio entrar. Estaba demasiado ocupada en estar enamorada. Me di cuenta de que se había quitado un zapato y su pie acariciaba una pierna del hombre.
Me acerqué a la barra. Tenía las mandíbulas tan apretadas que no logré pedir nada. El camarero me miró de arriba abajo, luego me sonrió y me puso delante un lingotazo de un licor color ámbar.
Me temblaban las manos y tuve que llevarme el vaso a los labios con las dos. Bebí a pequeños sorbos. Me sentí mejor. Mucho mejor.
-¿Qué es? - pregunté, señalando la botella.
-Calvados -contestó, con aire de complicidad.
 



"La verdad del Caimán". Massimo Carlotto. Ediciones Barataria

Tags: , ,   Powered by Qumana

7 comentarios:

Rouge dijo...

Nadie está a salvo del amor, a todos nos hace sudar, señorita Lucía. Y es que a veces, acabamos diciendo como Margaret Tacher: El amor es una papanata!

Lucía dijo...

No puedo negar que sí, a veces se suda.

39escalones dijo...

¡¡¡Dios, cómo engancha!!! Dicen de los tráilers de las películas, pero este post... tengo que reprimirme para no salir ahora mismo a buscar el libro. Menuda historia, las dos, tiene una pinta estupenda. Ay, por qué el día sólo tiene 24 horas...
Un abrazo

Lucía dijo...

Es que el día no da para nada. Yo estoy pensando en pedir la jubilación anticipada.
Un abrazo.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

El mundo está lleno de injusticias como esa. Ahora mismo me ha venido a la memoria de la historia de Huracan Carter, el campeón de Boxeo al que un hijo de puta xenófobo y racista tras peseguirle durante muchos años consiguió encarcelarlo acusado de asesinato y casi 20 años estuvo entre rejas hasta que pudo provar su inocencia.Interesante lectura que también anoto.

Como Pompas De Jabón dijo...

Estoy con los 39 escalones y pongo el cuarenta ¡¡¡¡ menos mal que no me gusta la novela negra, que si no la leeria del tiron!! con las consiguientes ojeras inherentes a esta habitual afición-aflicción mia..
Saludos Lucia ( deberian contratarte en la Feria del Libro... aumentarian las ventas)

MK dijo...

Verdaderamente haces que nos preguntemos que como és que no hemos leido esa novela , ni conozcamos esa história...