miércoles, 21 de octubre de 2009

De cómo tropecé con dos casos diferentes de afenfosfobia en el mismo día

05.45 hrs.: Suena el despertador. Me levanto, me ducho y me visto.

06.05 hrs.: Preparo café y una tortilla a la francesa. Me siento a desayunar con Resurrección de Craig Russell delante del plato y la taza.

06.10 hrs.: Leo que María Klee, la ayudante del comisario Fabel visita al psicólogo. No está bien, desde que Vitrenko la apuñalase en Muerte en Hamburgo vive angustiada, tiene ataques de pánico. Pero ella es fuerte, no se permite tener miedo, lo controla, no deja que se manifieste y eso la está perjudicando seriamente. El terapeuta le dice que muestra señales de afenfosfobia. Me quedo pensando qué diablos significa esa palabra y que no me apetece ir hasta la otra punta de la casa a buscar el diccionario. Sigo leyendo, ya lo buscaré más tarde.

06:30 hrs.: Me lavo los dientes.

06.40 hrs.: Salgo a la calle y tomo el autobús.

07.00 hrs. – 15.00 hrs.: Trabajo. (Mucho).

15.10 hrs.: Emprendo el camino de regreso a casa. Voy despacio, estoy cansada.

15.40 hrs.: Llego a casa. Voy directa al diccionario. ¡Maldición! ¡Esa palabra no viene! Enciendo el ordenador. Menos mal que existe san google. Busco y encuentro lo siguiente: se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a ser tocado. También se la conoce como hafefobia.
Se trata de una exageración aguda de la tendencia normal de las personas a proteger el propio espacio, se siente como un temor a la contaminación o a la invasión, incluso extendida hacia personas que la persona fóbica conoce bien.

16.15-18.00 hrs.: Consulto el correo y visito a mis amigos blogueros.

18.00 hrs.: Enciendo la tele y el vídeo. Escojo para ver Marnie, la ladrona de Hitchcock. Disfruto de la película como si fuese la primera vez que la veo, hace tantos años que la he visto que apenas recuerdo los detalles.

Marnie se ha visto obligada a casarse con Mark. Se han ido de crucero de viaje de luna de miel. Es la noche de bodas:

Mark: Marnie, acércate, siéntate. (Intenta besarla).

Marnie: ¡No puedo, no puedo, no puedo!

Mark: Marnie, ¿a qué viene eso?. (Ella se escabulle y se encoge en el sofá).

Marnie: No puedo soportarlo Mark. ¡Me moriré!  ¡Si me vuelves a tocar, me moriré! (Está muy nerviosa).

Mark: No te preocupes, no se repetirá, pero sal de ese rincón, haz el favor. Dime qué significa todo esto Marnie. ¿Es una manera de decirme que no me encuentras lo suficientemente atractivo?

Marnie: Te advertí que no debías casarte conmigo. Te lo dije. ¿Por qué no dejaste que me fuera?

19.30 hrs. (más o menos): Detengo el vídeo. Tiene afenfosfobia, ¡Marnie tiene afenfosfobia! No es que me alegre, es que estoy sorprendida. Dos veces en el mimo día. No creo que esta palabra se me olvide en la vida. Enciendo el vídeo de nuevo y ya no será hasta el final que (re)descubra qué terrible suceso dejó marcada para siempre a Marnie.

20.30 hrs.: Preparo una salsa de tomate con albahaca y unas farfalle.

21.30-22.30 hrs.: Sigo leyendo el libro de Craig Russell.

23.00 hrs.: Me voy a la cama. Duermo. Sueño con arañas.

28 comentarios:

Salamandra dijo...

Cosas que pasan, recuerdo estar de guardia hace mucho tiempo y tener rachas de pacientes no relacionados entre sí con patologías similares. No eran brotes, sino casualidades (2 o 3 esguinces de tobillo).

Yo soñé anoche con situaciones claustrofóbicas.

MK dijo...

Y las arañas te atacan??...Aaggggg! eso es a-rac-no-fo-bia!!. :-P
Estamos tristemente rodeados de fobias y a algunas tan nuevas que hay que bautizarlas deprisa y corriendo echando mano al griego y al latín , que a pesar de su riqueza me temo yo que pronto quedarán obsoletos frente a las nuevas tecnologías .
Me apunto novela negra de paso y me encanta! que alguien se levante a la misma hora que yo y también necesite desayunar con un libroentre las manos , a pesar de las prisas matinales! Besos guapa.

Noemí Pastor dijo...

En el primer episodio de la sexta temporada de House hay un interno de un psiquiátrico que creo que padece eso mismo.

Lucía dijo...

Salamandra es curioso, supongo que a veces depende de cómo percibimos las cosas: hace un mes que mi madre rompió una pierna y lleva muletas para caminar, desde entonces no hago más que ver a gente con muletas; o como cuando alguien te anuncia que está embarazada y a partir de ahí ves señoras embarazas en todos los sitios.

Lo de "soñar" es un decir ¿no?, más bien sería una pesadilla.

Tuve suerte Mary Kate, no me atacaron. Eran enormes y también había otros insectos irreconocibles pero no me hacían nada. Leí en una página de interpretación de sueños que si no te atacan es bueno, que es señal de éxito. Ojalá se refiera a mi nueva empresa.
¡Ya somos dos del club de los madrugadores! Lo llevo con resignación, mi consuelo es poder leer un poquito con el café.

¡Vaya, ese caso me lo perdí! Noemí, House es una de las series que empecé a seguir y a la 3º temporada la dejé. Las de médicos me da cosa verlas, soy bastante hipocondríaca. Prefiero ver las de polis o de otro tipo: Ley y orden, CSI (Las Vegas), Medium...


Abrazos.

Esti dijo...

(He mandado este mensaje antes pero me ha dado error)

a mí con house me pasó lo mismo. Lo he sustituido (muy placenteramente) por The Wire y Mad Men. Son increíbles y te gustarían mucho, Lucía.

encuanto a la fobia de Marnie, da una pena...

Lucía dijo...

Esti, llegué tarde a las dos series que dices, tendré que esperar a la reposición. A la de Wire le tengo muchas ganas. También me gustan las de abogados, y tuve suerte de llegar a tiempo a Damages, con Glenn Close, pedazo de actriz y qué bien trabaja.
En TNT tienen otra muy buena sobre leyes: Ganando el juicio.

Un abrazo.

calamarin dijo...

Yo creo que tengo un poco de afenfosfobia, en especial cuando me presentan a alguien y sin más tengo que darle dos besos...a mí me gusta besar a mis amigos, pero no a los desconocidos...

Lucía dijo...

¡Hombre Calamarín, no creo que lo tuyo sea tan grave! Eso entra dentro de la normalidad, a mi tampoco me gusta andar besuqueando al primero que me presentan y menos con esta psicosis de la gripe ABCD, y donde esté un buen amigo para estamparle un pedazo beso... ¿Sabes lo que echo de menos? Los abrazos. Nadie abraza, bueno sí, algún señor que otro he visto abrazarse dándose unos buenos palmetazos en la espalda, pero mujeres creo que no he visto ninguna. Será que por aquí por el norte somos un poco escuetos.

Besos.

Antonio dijo...

Espero no padecer nunca enfermedadese de esas raras. Lo mío es más común, supongo. Me ha gustado mucho tu biorelato Lucía, tan límpido y verdín. La vida está llena de sorpresas, positivas.
Cuídese de la A a la Z.
Brother in Arms

Raúl dijo...

Pues a mí me has descubierto la dichosa palabreja.

39escalones dijo...

Yo sí que debo padecer algo de eso sí, y mira que voy por ahí en plan Jesucrísto, "dejad que se acerquen a mí" y tal, pero ni por ésas...
Abrazos.

fgiucich dijo...

Todos los días se aprende algo nuevo. Abrazos.

Dante B. dijo...

Tu inconsciente, Lucía, no funciona con los estímulos inmediatos...o eran arañas rojas?

Gracias por el palabro, aunque lo olvidaré de inmediato.

Marnie! Alfred, por qué te has muerto...

alestedemadrid dijo...

Creo que buscaré Resurrección en la biblioteca y me arriesgaré a soñar con bichos raros...

Tesa dijo...

No lo había oído nunca, y a partir de ahora seguro que no paro de tropezarme con la palabra afenfosbia, sería algo así como "fobia al afecto" con lo que a mi me gusta que me mimen.

Muy interesante tu post, como siempre.

Besos, Lucía

Alfredo dijo...

Mira, acabo de aprender una palabra nueva que desconocía absolutamente, y es verdad lo de Marnie, pero nunca pensé en cómo podía llamarse esa fobia. Hoy me acostaré un poco más sabio. Gracias.

Un abrazo!!

(El lunes me saco las entradas para Kroke, y estoy haciendo proselitismo)

Lucía dijo...

¡Antonio, dear brother! Ya me cuido, ya, a veces pienso que demasiado aunque creo que todo es poco cuando se trata de enfermedades mentales, el cerebro es bastante traicionero. Crucemos los dedos para seguir todos con los tornillos en su sitio.

Raúl, debe ser relativamente nueva porque en el diccionario de María Moliner no viene (por lo menos en la edición que tengo).

Alfredo, el problema no eres tú, son los demás que no tienen ni idea de lo que se pierden.

Fgiucich, queda feacientemente demostrado que los blogs tienen su lado práctico.

No Dante, eran negras como la noche y bastante grandes. Tengo para ver "Cortina rasgada", a ver si le saco provecho para otra entrada.

Alestedemadrid, empieza por "Muerte en Hamburgo" porque los sucesos de "Resurrección" tienen que ver que la primera.

Tesa, qué bien no padecer la fobia esa, ¿verdad?, no hay nada mejor que una buena ración de mimos, no importa el momento ni el motivo, cualquier muestra de afecto es bienvenida.

Alfredo, mil, mil gracias por el proselitismo, lo necesito. La organización de próximos conciertos depende de que este me salga bien.


Besos y abrazos bien fuertes, que no se diga que estamos afenfosfóbicos.

La prima de Audrey dijo...

Yo tampoco conocía ni esa fobia(por suerte), ni su nombre (por desgracia).
Una vez oí a un psicólogo en la tele decir el número de fobias que hay y todas ellas con nombre aunque claro, las hay más frecuentes q todos conocemos como la claustrofobia y la agorafobia. Un saludo

yoly dijo...

Hola Lucía,

estoy alucinando con tu blog, cuánto de tí que todavía no conocía. Y me encanta.
Estoy deseando volver por ahí para darte un buen abrazo, de esos que echas de menos. En Alemania nos seguimos abrazando... no mucho, pero siempre que nos resulta importante. Un caso de esos de "menos es más". Lo de los dos besos de rigor españoles, que se le digan a mis hijos, que siempre se quedaban de piedra cuando los "achuchan" sin previo aviso...

Por cierto, lo de "La ideal" es realmante "lo ideal" para vosotros, os deseo toda la suerte del mundo.

Lucía dijo...

Audrey, supongo que todos tenemos alguna fobia, seamos o no conscientes de ello. Yo por ejemplo le tengo fobia al agua, y también al coche (esta no sé si estará reconocida por el colegio de médicos).

Yoli, vaya sorpresa que te hayas pasado por aquí, me alegra que te guste el blog; ya ves, en algo hay que pasar el tiempo libre.
Me apunto a eso del abrazo la próxima vez que vengas de vacaciones, que no se te olvide.
Y bueno, ya has visto en el lío que nos hemos metido, reza todo lo que sepas para que salga bien porque si no el batacazo puede ser de dimensiones colosales.
Un abrazo y recuerdos para todos.

Besos.

La prima de Audrey dijo...

La fobia a conducir se llama amaxofobia.

Lucía dijo...

Audrey, gracias por ponerle el nombre a mi fobia, ¿pero si le añades que además le tengo fobia a "ir" en coche, no solo conducir, crees que tendrá nombre?
Un abrazo.

HLO dijo...

¿Y la fobia al deporte, cómo se llama? Invéntate una palabra graciosa y me la dices...

Lucía dijo...

¿Qué te parece esta, Herminia?

€fobia.

Al que adivine el porqué del nombre le regalo unas mallas.

Un abrazo.

Zeltia dijo...

pues no sé a qué puede ser debido una eurofobia, como no sea por un exacerbado amor a la "peseta"...

por cierto, en tu horario de éste día,
te saltaste la hora de comer
ya iba yo sintiendo un hambre que me moría a medida que llegaban las 4 de la tarde que es la hora en que suelo comer yo -en invierno-

yo te leí hace tiempo, algunos días, y luego te perdí.
tampoco sé cómo de pronto, apareciste...

pues
¡Hola! :-D

Lucía dijo...

Sí, Zeltia, por ahí va el asunto. Como ahora cuando se habla de deporte solo se habla de dinero, de cuanto cobra tal futbolista, de cuanto se gastaron en la NBA... pues viene a ser como que la fobia al deporte me provoca fobia al dinero.
¡Es verdad, falta la hora de comer! Suele ser sobre las 13.00 hrs si no tengo mucho trabajo, si no ya como directamente en casa casi a la misma hora que tú.

Un abrazo de reencuentro.

Fernando dijo...

Doctora, doctora, ¿y un antónimo para afenfosfobia? Es lo que me pasa con mi gente.
(Por cierto, vaya pesadilla: yo padezco aracnofobia).
Besos y abrazos abundantes.

LEONER RAMOS dijo...

Ajá, me encontré con la palabra en el libro de Russell, y me interesó. Entonces pregunto y encuentro a otros cibernautas en lo mismo. !Que bien!
Leoner