martes, 27 de enero de 2009

Pie romano

 

El lema del escritor Joseph Roth era: ser capaz de decir en medio folio cosas interesantes. Eso mismo ha logrado Fernando con  Hágase poeta culterano en un día. Método garantizado. No sólo ha conseguido en un post (lo del folio se va quedando obsoleto) decir cosas interesantes, sino que además son divertidas, ingeniosas y brillantes. Les recomiendo que lo lean.

 


Ludovico- ¿Dónde hallaste ese poeta, Julio?

Julio- No os metáis en averiguarlo. Por que sabed que califican mucho a los que escriben, autores extraordinarios.

Lud.- Y aunque sean clásicos, fuera mejor que dijeran ellos lo que dijeron los autores.

César- No tuviera tanta autoridad; que muchas cosas se respetan por antiguas, que no igualan con las que agora vemos.

Jul.- Esa desdicha no la padecen las mujeres, que más las respetan mozas.

Lud.- Dicen que se enfadaba Micael Angel, aquel escultor romano que dejó igual memoria con sus estatuas que con sus originales tiene la misma naturaleza…

Jul.- ¿De qué se enfadaba?

Lud.- De que anduviesen celebrando los estatuarios antiguos Fidias, Euphranores y Policletos, y que él no tuviese el nombre que merecía porque no era de aquellos tiempos, haciéndoles ventaja conocida. Y para burlarse de la envidia, que es la que siempre sigue a los vivos…

Jul.- Y a veces a los muertos.

Lud.- Hizo una famosa estatua, y acabada con suma perfección y estudio, quitóle un pie y enterróla de noche en una viña de un cardenal (así llaman allá los jardines) que a la sazón se edificaba. Halláronla a pocos días los ministros de la fábrica, y acudiendo al espectáculo toda Roma, unos decían que era de Mentor, el que hizo el Júpiter Capitolino y la Diana Efesia; y otros, que de Miromo el que hizo la Minerva y el Sátiro, de quien Juvenal se acuerda; y algunos que de Teladeo y Teodoro. Finalmente, los escultores decían que ninguno se podía atrever a hacerle el pie que le faltaba en todo el mundo. Entonces Micael hizo traer el pie, y poniéndole a la estatua, les dijo: “Romanos, ya lo hice”.


 LOPE DE VEGA. La Dorotea. Castalia. (1988)

 

Dorothea. Laïs. (2000)

4 comentarios:

Nyo dijo...

Genial.
A Uan Ba BuLuBa Ba Lan BamBú
.

39escalones dijo...

Brillante, como siempre.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Muchísimas gracias, Lucía. Mabochorno. Y el mérito es más de Quevedo, por supuesto.
Para tener esa mala leche hay que tener el talento de Miguel Ángel; ahí es nada.
Y muy interesantes las Laïs.
Un beso.

entrenomadas dijo...

Me ha encantado.
No las conocía.
Vuelvo a ponérmelo.
Me lo quedo en el archivo.

Besos,

M