jueves, 22 de mayo de 2008

Funámbulo

Director : Alonso Álvarez Barreda
Running Time : 04:50
Year : 2007
Country : México/ U.S.A
Category : Short film. Cannes 2008 


RIMBAUD

-"¡Ah, que reviente mi quilla, y me vaya al mar!". Lo asombroso es que esa expresión: "¡Que reviente mi quilla!" la dice el propio barco, el Navío Ebrio. En argot, quilla equivale a pierna. Rimbaud tiene 17 años cuando escribe estos versos y veinte años más tarde, cerca del mar, en Marsella, le tienen que cortar la pierna. No podría demostrarlo, pero me parece que cualquier hombre, sin excepción, sea o no poeta, que ése es un dato sin importancia, llegado un momento determinado, tiene una especie de don profético respecto a sí mismo, aunque no lo quiera.
Estoy convencido de que Rimbaud quiso decir que le cortarían la pierna, pero prefirió callar. Y estoy convencido, por seguir hablando sólo de poetas, que también Racine, Shakespeare y hasta Homero, prefirieron guardar silencio. ¿Qué es lo que sucede en el interior de cada hombre que le permite en un momento determinado una revelación? No lo sé. Tal vez, nada.


Jean Genet. Entrevista realizada en Grecia en 1982 por Antoine Bouseiller. Cuadernos El Público (Madrid, Octubre 1989).

Technorati tags: , , ,

13 comentarios:

The Rose dijo...

Nada. Me quedo con eso.

39escalones dijo...

Extraordinario corto, y mejor texto. En cuanto al corto, una reflexión, no tanto sobre él sino sobre el medio. ¿Por qué, al más puro estilo cinematográfico, o sea, visual, cientos de cortos todos los años son capaces de contar historias casi sin diálogos e incluso sin ellos, y sin embargo en los largometrajes la riqueza visual pierde campo en relación con los diálogos? ¿Por qué cuando hay que emplear más tiempo la gente lo rellena de palabras? Sobre todo, ¿por qué el público puede aguantar una historia así contada cuatro minutos pero "se aburre" si son ochenta?
En fin. Cosas mías.
Estupendo post.
Abrazos

La Gata Coqueta dijo...

Hola Lucia, como ves hay cosas impredecibles y no puedes comprender por que, yo no soy sobresaliente en nada, relacionado con la gramatica, pero un dia estuve despidiendo a un ser muy querido, diciendole lo siguiente: recuerdame a sí cruzando las piernas poniendo una mano en la cadera Y la otra detras de la cabeza. Cuando me visito a lo cinco dias siguientes, ya no tenia piernas para hacer cruces con ellas ni para bailar y a sí sigo pero soy feliz, las cosas que ocurren a veces no se pueden comprender.

Te envio un saludo desde el corazon,un buen post.

Piel de letras dijo...

Hoy fue un hermoso día. Por que estuviste en el.

Besos

malvisto dijo...

Buena reflexión la de Genet: yo creo lo mismo, creo en ese don profético que salpica todo. En esas revelaciones que.... cambian. En cuanto al corto, sigo la idea de Alfredo. Sin embargo ese corto hay algo que no me cuadra: siento que quiero jugar con nuestra, cómo decirlo, compasión. Y a mi eso casi no me gusta: ponernos al borde del llanto para lograr un efecto. Me cuesta digerirlo.

un abrazo,

cacho de pan dijo...

puedo creer casi cualquier cosa y a la vez no creer ninguna.
El hombre y la vida son demasiado complejos.

Francisco Machuca dijo...

Decía Leonardo da Vinci que en donde no hay silencio no puede haber entendimiento.La verborrea contemporánea tiende a la confusión.
Es un excelente post Lucía que dá mucho para hablar.

Por cierto,veo que estás muy liada ultimamente. Pues nada mujer,tómatelo con calma y mucha filosofía.Nuestra lucha diaria es mirar por todos los medios de no convertirnos en Funámbulos.

Besos y un fuerte abrazo.

Naty dijo...

La distancia entre el todo y la nada es solamente una palabra, porque a veces decidimos callar es a lo que no tengo respuesta :s

J. Martín dijo...

A veces, no importa lo que se dice, sino la manera en que se dice...

M.M. dijo...

Un corto maravilloso Lucía y el texto que nos regalas es de lo mejor que te he leído. No me queda la menor duda que los grandes maestros siempre tuvieron el don de la profecía. Es un placer pasar por tu espacio, siempre nos tienes reservados cosas maravillosas.

Un fuerte abrazo.

(el poder de la palabra es inmenso, más de lo que la gente inmagina)

Maya

MK dijo...

Creo que todo el mundo guarda un rincón olvidado de su cerebro donde habita la premonición.No solemos detenernos a mirar dentro en el día a día. Quizás si los poetas pues se deben por oficio a largos ratos de ensoñación e introspección.
El resto de los mortales ,a veces, antes los hechos consumados tenemos ligeros y brumosos "dejá vu"...

Tesa dijo...

Un corto muy bueno. Y como dice 39 no hace falta llenar el cine de palabras para contar una historia.

En cuanto a la premonición, no comprendo el macanismo, pero sí creo en ella.

Lo he experimentado bastantes veces.

Me ha gustado mucho este post.

Besos, Lucía.

Fernando dijo...

Este corto, en este blog, nos permite ver los días hermosos, aunque estemos ciegos.
Un beso.