domingo, 6 de abril de 2008

Llamada

 

Texto: Llamada. Fredric Brown.

Fotografía: Lucía. De la serie Puertas.

Technorati tags: , ,

25 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

Puede que alguien de otro planeta no conozca el chiste.
Llaman a la puerta y el hombre piensa: "Seguro que es la vaca."
Abre y es la vaca.

Botón dijo...

mmmm qué llamada tan inquietante...
como tu foto... aire de misterio...

Beso!

goroka dijo...

Joder,la aldaba esta de la mano me ha dejado helada,me inspira un poco de miedo el mini texto,el último hombre...

Dédalus dijo...

Evidentemente es Dios, que viene a pedirles cuentas.

Besos, Lucía.

Pena de aldabas, por cierto; siempre me han encantado y ya apenas se ven.

MK dijo...

El otro día empecé a leerme el "Firmin" y su autor se queja desde el principio de lo dificil que resulta para un escritor lograr un buén principio.Un par de frases que enganchen al lector y lo arrrastren a leer el libro.
Como principio , este que muestras y la foto como portada...es perfecto

Tesa dijo...

Siempre me han parecido inquietantes los llamadores con una mano cortada. Pienso cuando los veo, dónde estará el resto del cuerpo. Y el de la ilustración que has elegido tiene una textura que excita mi imaginación hacia la pesadilla.

¿Y si el hombre del cuento no está sólo? Esto sería el inicio de otra historia.

Besos, Lucía.

Piel de letras dijo...

¡¡¡LUCIA!!!
Tienes razón, son 4 de 4 requisitos. Jajajaja ¡me van a reprobar en mate! Aunque lo del bigote no cuenta tanto como requisito, cualquiera se puede cortar el mostacho y tan campantes.

Este principio que mencionas me recuerda la película de "Soy leyenda"

Saludos y besos, amiga.

Pat Rizia dijo...

Creo que es una gran foto, siempre que visito Uncastillo me paso un buen rato mirando esas manitas, todas distintas, que adornan las puertas. Son un misterio.

Vailima dijo...

Esa aldaba es idéntica a la de la puerta del portal de la casa de mi infancia, en Hondarribia.
Recuerdos... a lo mejor soy yo misma quien llama.

Luisa Miñana dijo...

Uy, no sé qué pasa, Lucía, no veo el blog bien: sin imágenes y los textos puestos con extrañeza... Luego vuelvo, a ver si los duendes lo han solucionado.
Besos

Mandarina azul dijo...

Qué buenos, Lucía, texto e imagen...

Sólo se me ocurre que le hayan encantado también a Eolo y sea él el visitante inesperado...

Un beso. :)

39escalones dijo...

Inquietante, parece la historia de una película de Cocteau... Evidentemente, si sólo queda un hombre, el o la que llama a la puerta no puede ser sino... ¡¡¡un inspector de Hacienda!!!

Esti dijo...

La puerta de mi casa es muy parecida, pero en verde. Me gustan estos posts tuyos, tan sugerentes de imágenes e historias.

anton dijo...

Ya, pero al final ¿Quién es?.
Muy bonito relato corto.
Lo copio, que me hace falta, plis;)

Isaac González Toribio dijo...

En verdad inquietante. Seguro que quien llama es una mujer. Porque eél es último "hombre", no? Bicos

Ignacio Bermejo dijo...

La verdad es que ésa aldaba acojona un poco. No sé si lo haces a drede. Si es así, mis felicitaciones. No sé yo si tendría los suficientes... para coger ésa mano y golpear con ella la puerta.

ANA dijo...

...Abre y se encuentra con su propia imagen, algo difusa y espectral, sí, pero su imagen. En ese preciso instante, el último hombre sobre la tierra comprendió que él también había muerto.

Es un pensamiento mientras va muriendo, él, el último en morir, su último pensamiento.
Un beso Lucía,
ana.

ordet dijo...

inquieta bastante... y los llamadores con mano son algo un poco espeluznantes, y es algo surrealista... Un abrazo.

comopompasdejabon dijo...

La verdad es que Ana me lo ha quitado de la boca, además ha contado excelentemente el final del cuento, me uno a su comentario.
Saludos Lucia.

Ajenjo dijo...

Exquisita foto, me gusta mucho.
Y no se si hay algo mas terrorífico que descubrir que esa soledad absoluta no lo es tanto.

beso
A

ALBERTO LÓPEZ dijo...

¿Y quién es ese hombre? y sobre todo ¿quién es el que llama?. No me quedaré con la duda.

Fernando dijo...

¿Quién demonios llamará a estas horas?, pensó. Algún Testigo de Jehová, seguro.
O Jehová en persona, como alguien ha dicho por ahí.
Un beso.

Elena dijo...

La foto es muy original, y el cuento más que misterioso. ¿Será el perro el que llama a la puerta? La mía lo hace constantemente.:-)

Un abrazo

Francisco Machuca dijo...

Mi querida Lucía he tenido que posponer el viaje por motivos de salud.Ay,últimamente no rasco pie con bola.Me siento triste porque necesitaba realmente alejarme de mi entorno cotidiano.Amo París,Roma y Florencia;ellas me esperan y yo intento de recuperarme.Mi punto sin retorno sigue estando en mi estudio.Cruzo los dedos y si me recupero pronto,me iré hacia finales de éste mes.

Éste post me ha sorprendido,de verdad.Yo creía que a Fredric Brown no lo conocía nadie,la verdad es que no conozco a nadie que lo lea.Maestro del relato ultracorto,de la ciencia ficción y del género negro.Gran humorista ¿has leído Marciano vete a casa?una joya.
La fotografía es digna de portada para un gran libro.Si algún día consigo publicar algo pensaré en tí para la portada ¿te parece bien?.

Besos y un fuerte abrazo.

Gwynette dijo...

Me encantan las aldabas de la manita. En el portal de mi casa había dos -que nos robaron para después malvenderlos en los "Encantes"-..y una amiga fotógrafa hizo una esposición de fotos preciosa de llamadores con mano, de los viejos portales de Barna.

La llamada: y si no es el único superviviente? ..no sé porque me ha venido una imágen del Planeta de los Simios..ayayayyaay :-)

Besitos