jueves, 7 de febrero de 2008

Matsuo Bashô

 

 

Un viejo estanque

salta una rana ¡zas!

chapaleteo.

 

Matsuo Bashô.  Días de primavera, 1686. Traducción de Octavio Paz y Eikichi Hayashiya.

 

La revista National Geographic dedica en su número de febrero un artículo al poeta japonés Matsuo Bashô, maestro del haikú.

Texto de Howard Norman.

Fotografías de Michael Yamashita.

18 comentarios:

ANA dijo...

Es normal? las ranas acabarán por volverse locas con estas temperaturas y cielos azules de pleno Febrero. Debería de hacer frío, este es el momento.
Esto hipnotiza y trastorna hasta la naturaleza y
entonces..
los helechos se creerán de verdad endivias, y será terrible comer helechos y depilarse las endivias...
Pero disfrutemos mientras dura este invierno hipnotizado convertido temporalmente en primavera trastocada.

Lucía dijo...

Eso Ana, disfrutemos del momento, que cuando lleguen los calores insoportables soñaremos con ser ranas para saltar al estanque de cabeza.

goroka dijo...

Jajaja, yo tb me descargué ayer la ranita del nacional,un saludo!!

Elena dijo...

¡Que me gustan las fotos que eliges, Lucía! Todas tienen algo especial. Pasar por tu blog es como visitar una galería de arte donde uno puede encontrarse cualquier cosa.

Un abrazo

Piel de letras dijo...

Carcajada roja y fría
rebanada de sandía.
(de un libro de texto)

Besos

39escalones dijo...

No se pueden decir tantas cosas en unas pocas y sencillas palabras.
Hermosa foto.
Besos

Sonia Fides dijo...

Sabes Lucía que podríamos rebautizarte como Lady equilibrio. Escoges la palabra que implica el movimiento y después ofreces la posibilidad de que el lector, a través de las acertadas imágenes que escoges, le adjudique a la palabra el movimiento que le proporcione validez a su sensación.

Un abrazo

samuel_ dijo...

precioso... qué belleza y frescura regala... Abrazos.

lanobil, dijo...

Todos lo habéis entendido menos yo, debo estar perdiendo neuronas a raudales. ¡Socorrooo!
Un saludo y espero que puedas visitarme.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Que interesante, a ver si lo agencio en la biblio.

entrenomadas dijo...

El gran Bashô. El maestro. No hay día que no lo lea. Es un balsamo, un momento especial en el que recogida en la cocina al final del día leo unos versos suyos. Después la paz...
Días de primavera,

Qué bien encontrarlo aquí!

kisses

PD: El jueves tenemos bloggellón en Zaragoza. Ojalá pudiéramos tomar una copa contigo, Lucía.
La teletransportación debería estar en los programas electorales.

Francisco Machuca dijo...

La condición humana,Lucía,por mucho que pretenda alejarse de sus orígenes,más nos acercamos a nuestra irremediable esencia;una fábula.Es decir,al principio de todo;un viejo estanque que nos sueña a todos.
Precioso post.

Besos y un fuerte abrazo.

no-no dijo...

Bonita historia, seguro que es tuya ;)
Es lo que tiene el fondo del estanque.

Besos

Fernando dijo...

Sueña la rana que es rana y ¡zas!
Todos dijeron: se había cansado de vivir.
Pero la rana sigue soñando.
Un abrazo, Lucía. Relajante.

comopompasdejabon dijo...

Me encanta el haiku niña, es dificilisimo de escribir aunque asi visto parece sencillo verdad? unos genios los japan, me apasiona su cultura.

A.Tapadinhas dijo...

Este caminho
Já ninguém o percorre,
Salvo o crepúsculo.
Matsuo Bashô

É uma entrada que eu adorei. Há muito tempo que eu não pensava haikú.
António

cacho de pan dijo...

lucía: la foto es bellísima. Este haiku no me dice nada, aunque tal vez sea culpa de la traducción. La palabra chapaleteo es, para mí, indigerible.

Bachatadharma dijo...

Conocía el Haiku de Basho..y la foto le sienta genial

un saludo