jueves, 27 de diciembre de 2007

La luna de papel, de Andrea Camilleri

Durante estos días festivos me he sentido como la heroína, la salvadora de nuestra querida sociedad; mientras unos disfrutaban de la suculenta cena y otros no, unos se peleaban familiarmente en la sobremesa navideña y otros no; yo permanecía orgullosa, como la mejor de las profesionales, en mi puesto de trabajo. Resumiendo: me tocó, y no fue precisamente el Gordo. Como buena profesional que soy, ¿ya lo había dicho?, ya sabía por ocasiones anteriores que la actividad laboral durante estas fechas es la mínima, por lo que decidida a luchar contra el tedio me llevé conmigo el último libro de Andrea Camilleri, La luna de papel. Así que este post podría haberse titulado Una Navidad con Montalbano porque pasé más tiempo con él que con mi familia. Ahora bien, no quiero que se hagan una imagen equivocada y vayan a pensar que me dedico a leer en el trabajo, no, ya me gustaría... Normalmente los turnos son muy intensos y apenas tengo tiempo para nada más que centrarme en lo que estoy haciendo. Por lo tanto esta fue una ocasión especial y disfruté del libro doblemente; primero porque había poco que hacer y pude leer sin laborables interrupciones; y segundo, porque el derroche de humor y de ironía de Camilleri resultó más generoso que de costumbre haciéndome pasar dos tardes muy, muy divertidas.

Los que ya conocen a Montalbano lo encontrarán aquí más tranquilo, preocupado por la vejez y las consecuencias que ésta puede traer a su trabajo y a su vida: fallos de principiante y olvidos, para los que se impone una original solución. Además la implicación en el caso de dos hermosas y peligrosas mujeres le inquieta considerablemente hasta el punto de sentirse culpable y no discutir por teléfono con Livia, su novia.

Y no puedo dejar de mencionar a Catarella, el torpe de Catarella, que en este relato hace gala de unas dotes para la informática que ya quisieran muchos .

Con la familia o con los amigos, en el hogar o en el trabajo, disfrutarán, se lo aseguro.

 

Una vez cuando era pequeño, su padre, para gastarle una broma, le dijo que la luna del cielo estaba hecha de papel. Y él, que siempre confiaba en lo que le decía su padre, se lo creyó.

 

La luna de papel. Andrea Camilleri. Ediciones Salamandra.

19 comentarios:

39escalones dijo...

El gran Camilleri, estupenda compañía para las horas muertas. Ya que uno no puede estar donde quiere, al menos que esté uno bien... Yo sigo intentando que trabajar los festivos se declare inconstitucional, de momento, con poco éxito...
Besos

Botón dijo...

¡lo tengo en mi "mochila" de libros por leer!

Venga, que las fiestas que vienen ya libras ¿no?????

beso!

WODEHOUSE dijo...

Camilleri sabía la verdad de las cosas. Es cierto que la luna es de papel y las estrellas de papel plata y las nubes de cartulina y el sol de papel charol, de papel pinocho el mar y el cielo de papel seda. todo eso es la verdad.

Francisco Machuca dijo...

Maravillosa entrada, y por doble partida. Estas fiestas también me las he pasado haciendo guardia de la nada,vigilando un vacío que me llenaba mi libro de cabecera.
Me gusta mucho Camilleri.
Besos desde la luna de papel.

porteño dijo...

Me gusta su blog.
Felicidades.

Piel de letras dijo...

Pues a pesar del trabajo, parece que no la pasaste tan mal, señorita Lucía ;o)
Un abrazo, te comento que recibí como regalo navideño una novela de Isabel Allende que planeo merendarme estas vacaciones.
Besos y apapachos.

P.D. mi lap top pasó a mejor vida creo; desde ayer no enciende y estoy usurpando la vieja PC del estudio. Que si bien es mía, me han dado golpe de estado con ella.
Jajajaja gajes del oficio de ser madre.

Luisa Miñana dijo...

Es muy buena compañía para estos días. Yo acabo de terminar "La forma del agua". Qué titulos tan sutiles. A Camilleri no le he leído mucho, pero una buena amiga no hace más que recomendármelo. Así que seguiré insistiendo.
Feliz 2008 y que tengas turno libre.

malvisto dijo...

La Luna de Papel-.. pues con razón se volvió escritor.

A.Tapadinhas dijo...

Não conheço o autor, nem o livro mas essas palavras são muito apelativas. Vou ver se já está editado em português.
Beijo.
António

ANA dijo...

Yo también me lo creería si me lo dijese mi padre.
Los hijos se fían de los padres.
(bueno hasta que empezamos a ser unos memos que no sabemos de nada, jejejej)
un abrazo Lucía,
ana.

cacho de pan dijo...

pasaba por pasar, a visitarte.
felicidad.

Fernando dijo...

Qué bien, ya sabemos un poco más... ;)
Yo también he sido un crédulo. Y ahora lo pago sin creer siquiera en lo que veo.
Un beso, Lucía.

Argonauta dijo...

Podríamos decir entonces que has pasado la Navidad viajando y conociendo gente nueva. Tampoco me parece mal plan... (Trato de ser positivo).

Te mando un beso desde el Mediterráneo.

entrenomadas dijo...

Lucía, te he dejado dos comentarios pero no los veo.
Lo intento otra vez. Ya sabes lo mucho que me gusta Camilleri, admiro su capacidad de sintesis, su destreza en el lenguaje, lo mordaz y ácido que es y lo tierno al mismo tiempo.
Así que tu post me parece estupendo.
Jo, a ver hay suerte y ahora se sube.

Besos

Noemí Pastor dijo...

"La luna de papel" está el primerito en mi lista de espera. Eso puede suponer que lo acabe dentro de unos meses. Ya te contaré. Un beso.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Yo lo único que he leído estas fiestas son los prospectos de los medicamentos para el gripazo que me ha pillado. No estaría mal que en cada prospecto añadieran un relatito corto para terminar la lectura con mejor sabor de boca, nariz o garganta.

denise makedonski dijo...

mi querida amiga pasé a dejarte un caluroso saludo por este fin de año..que el 2008 te traiga todo lo que anhelas y bueno hay que hacerle la lucha..me puse a leer tu post y como siempre me agradó mucho,..intentaré conseguir ese libro para pasarla tan bien como tu,,un besote mi amiga..Chauuu!!Denise

Innisfree dijo...

Muy buena elección, Lucía. Lo tengo en la mesilla para empezar a leerlo en cuando tenga un minuto libre. Creo que de este fin de semana no pasa.
Grande Camilleri... Y enorme Montalbano...
Besos,
Chesús

Ukey dijo...

Me han entrado muchas ganas de leer este libro. Gracias por la recomendación, desde luego la tendré en cuenta. Feliz año, dicho sea de paso.

Un saludo!