lunes, 6 de agosto de 2007

Kafka en la orilla, de Haruki Murakami

Avanzo por el libro despacio, concentrada, con tiento, no quiero distraerme. Fuera hace un sol de justicia pero he bajado la persiana y leo casi en penumbra. La casa está en silencio, yo estoy sola, no podría ser de otra manera. Hoy es mi tercera tarde con Kafka y dos sentimientos contradictorios me embargan: quiero seguir avanzando sin descanso hasta el final, quiero saber, descubrir y dejarme sorprender; pero al mismo tiempo quiero quedarme en este mismo instante allí, en la Biblioteca Kômura, y habitarla al igual que Kafka, quiero tomar café con Ôshima y hablar de libros con él/ella, quiero conocer a la señora Saeki y oir la canción que compuso para su amante, aprender con Nakata el lenguaje de los gatos. No quiero seguir, no quiero que el libro se acabe y alejarme de allí, alejarme de ellos. Leer el libro se ha vuelto algo cotidiano y placentero para mi, una agradable sensación me invade cuando me oculto del sol y sé que en un instante estaré lejos, en un lugar querido, familiar. Pierde importancia ir a la piscina o a la playa, porque no quiero estar en otro sitio, solo quiero estar aquí/allí y no alejarme del libro.



-Según la historia de Aristófanes que sale en El banquete de Platón, en el mundo mítico de la Antigüedad había tres clases de seres humanos -dice Ôshima- ¿Lo sabías?
-No -respondo.
-El mundo antiguo no estaba compuesto por hombres y mujeres sino por hombres-hombres, hombres-mujeres y mujeres-mujeres. Es decir, que un ser humano comprendía dos personas de ahora. Y así vivían todos satisfechos y felices. Sin embargo, los dioses los partieron a todos con un cuchillo por la mitad. De un corte limpio. Como resultado, el mundo se dividió en hombres y mujeres, y desde entonces los seres humanos van corriendo desesperados de un lado para otro buscando la mitad que les falta.


Kafka en la orilla. Haruki Murakami. Traducción de Lourdes Porta. Tusquets Editores.



My favourite things. John Coltrane, Eric Dolphy, McCoy Tyner, Reggie Workman, Elvin Jones. Baden-Baden. 1961.

Tags: , , , ,       Powered by Qumana


21 comentarios:

MK dijo...

Un abrazo Lucia . Me alegro , es uno de los libros que me he traido y esta esperando que acabe con El Mar de Banville. Pero es que acabo rendida cada día y el promedio está siendo de media pág.
Leí Spuknic , mon amour , y Tokio blues y me encantaron.

Lucía dijo...

MK, dicen que esos dos libros son muy buenos, mejores que Kafka..., yo solo he leído este y me ha sorprendido gratamente, hacía tiempo que un libro no me gustaba tanto.
Besos.

Salamandra dijo...

He leido tu post y se me ha venido esto a la cabeza.

Y he recordado varios libros que me han causado esa sensación.

Lucía dijo...

Gracias Salamandra, me ha gustado muchísimo ese regalo que me has hecho.
Besos.

botón dijo...

Qué bien has descrito la gratísima sensación de disfrutar de un libro que te atrapa.
Así me ocurre exactamente de vez en cuando...
:)

Noemí Pastor dijo...

Este libro ya me lo había recomendado otra persona. Dos recomendaciones de personas diferentes ya son suficientes. Picaré.

Lucía dijo...

Botón, es una sensación estupenda ¿verdad?.
Noemí, pues ¡hala!, a leer se ha dicho. Y ya me contarás.
Abrazos.

Entre mareas dijo...

Que lectura tan estupenda nos regala Murakami.
Este libro es tan misterioso, tan sobrecogedor y tannnnnnn raro, que no puedes dejar de leerlo casi de un tirón.
Esa biblioteca es un lugar que infunde paz, a mi me gustaría quedarme allí para trabajar y ser feliz.
Inimitable en su estilo, describiendo los sentimientos de esa manera tan sencilla y cercana:leer libros de Murakami crea adiccion.

Un abrazo

39escalones dijo...

He de reconocer que me he resistido a este autor japonés. No sé, no me atrevía. Me he llevado tantas y tan grandes decepciones con los "booms" mediáticos editoriales que no quería llevarme otro disgusto. Pero me han inducido a saltarme mis prevenciones. Este cae seguro, y ya veremos si no es el único.
Coltrane, un monstruo.
Besos.

Lucía dijo...

Entremareas, esa biblioteca es un sueño.
39 Escalones, ¡a saltarse todas las prevenciones!. Coltrane es el no va más.
Abrazos.

J. Martín dijo...

Creo que no nos falta una sola mitad, nos faltan muchas y muy diversas. Tal vez la vida sea solo la búsqueda de estas mitades.

Fernando dijo...

Hay títulos, como éste, que por sí solos son atrayentes. Pero si además lo recomiendan personas como las que me preceden, también picaré.

Lucía dijo...

J. Martín, yo me quedo con la opinión de Murakami: hay una mitad con la que te complementas y con la que encajas al 100%, con la que te sientes enteramente tú, sin ningún artificio.
Fernando, espero que no te defraude.
Abrazos.

MentesSueltas dijo...

Es un libro hermoso para desmenusar... y pensar.
Te abrazo.
MentesSueltas

Tesa dijo...

Lucía, tengo un post antiguo dedicado a este libro, me ha enamorado, hacía mucho tiempo que no me ocurría con una novela.

Es surrealista, tierno, filosófico, exquisito… Todas las historias, aunque parezca que es imposible están relacionadas, y que nadie se asuste de su volumen, a mí no se me hizo largo, un poco pesado para llevar en el bolso cuando me desplazaba en trasporte público.

A todas las personas que se lo he recomendado les ha fascinado. Sé también que no es una novela que le pueda gustar a los que suelen leer sólo best seller o libros de auto ayuda, pero si consigues que te atrape ya no lo puedes dejar. En cuanto tenga presupuesto para libros voy a por el resto del autor publicados en España.

Besos.

Miss Missing dijo...

Tiene que existir esa mitad con la encajamos en ese puzzle, porque sino ¿de dónde viene nuestra necesidad de encontrar tu mitad?
Un beso. :)

Lucía dijo...

Mentes sueltas, el libro te hace pensar en muchas cosa.
Tesa, yo también quiero leer los otros libros de Murakami. He leído que son mejores que este, así que la cosa promete.
Miss Missing, esa mitad existe, de verdad.
Abrazos.

SONIA dijo...

Yo tengo que ser rara, rara porque este el el único libro del gran Murakami que me ha "decepcionado". Demasiado extenso para mi gusto... Tiene toques mágicos o otros previsible. Impagable el bibliotecario.

Saludos.

Lucía dijo...

Sonia, creo que sus otros libros son mejores que este, para mi ha sido el primero y ha sido muy gratificante. Ya me imagino el placer que va a ser leer los otros.
Besos.

Ismael Bartleboom dijo...

Hola, anoche terminé de leer Kafka en la orilla, de madrugada, porque no podía dejarlo. Es el primer libro de Murakami que leo y me ha encantado. Aparte del placer de leerlo, al día siguiente me siguen viniendo un montón de ideas y escenas a la cabeza que aun no se como encajan o que significan, y poco a poco voy entendiendolas con una sonrisa. Por eso buscaba blogs donde pudiera entender un poco más... Salud.

Lucía dijo...

Ismael, gracias por tu visita. Te entiendo muy bien, yo sigo dándole vueltas al libro en mi cabeza.
Besos.